Difusión360 | Google introduce dos aplicaciones para ayudar a las personas con discapacidad auditiva
22190
post-template-default,single,single-post,postid-22190,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.4,vc_responsive

Google introduce dos aplicaciones para ayudar a las personas con discapacidad auditiva

Existen numerosas barreras al acceso de las nuevas tecnologías, que no solo limitan las posibilidades de mercado de las empresas sino que crean desigualdades sociales a la hora de utilizar ciertos recursos. Entre estas barreras se encuentra la discapacidad auditiva: no es tan inhabilitante como la visual, pero puede reducir el consumo de contenidos audiovisuales. Por eso, Google ha puesto en marcha aplicaciones móviles para facilitar el acceso al sistema Android a quienes padecen estas dolencias.

LIVE TRANSCRIBE Y SOUND AMPLIFIER

 

La multinacional de Bill Gates ha sacado al mercado dos aplicaciones, todavía jóvenes: Live Transcribe y Sound Amplifier.
La primera de ellas detecta las palabras que pronuncia un individuo y las transcribe en forma de texto, de manera que las personas sordas puedan acudir a recursos auditivos que no están disponibles en soporte escrito. Sound Amplifier, por su parte, amortigua el sonido ambiente de una grabación y potencia los sonidos más suaves. Esto ayuda a las personas con una sordera parcial a discernir mejor los sonidos, sin tener que recurrir a los subtítulos.
Ambos programas han empezado a distribuirse en la Play Store, aunque todavía en versión beta y únicamente para el sistema operativo Android 9 Pie. Se espera que estas limitaciones se solucionen en el futuro cercano.

SUBTÍTULOS AUTOMÁTICOS

 

Live Transcribe, de tener éxito, supondría un avance importantísimo en la captación de sonidos y su transcripción en subtítulos. Esto se debe a que, en plataformas masivas como YouTube, esta tecnología todavía es muy rudimentaria. El ejemplo paradigmático surgió en 2010, cuando la empresa lanzó esta funcionalidad y sus usuarios comprobaron que no estaba perfeccionada.
Numerosos montajes de carácter cómico surgieron a partir de ese momento, burlándose de la ineficacia de los subtítulos automáticos de YouTube. Pero no es asunto de risa: muchas personas no podían acceder a contenidos sumamente interesantes y novedosos, únicos de esa plataforma.
Estas dos aplicaciones pueden suponer un primer paso a la hora de solucionar problemas de este tipo, que limitan seriamente las enormes posibilidades que nos ofrece el mundo de Internet.