Difusión360 | La tecnología facial: el miedo a ser vigilado
22324
post-template-default,single,single-post,postid-22324,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.4,vc_responsive

La tecnología facial: el miedo a ser vigilado

Tras la confirmación del gobierno británico de poner en marcha un sistema de identificación facial como un servicio de verificación de las fotos de los pasaportes, se ha desatado la polémica por esta tecnología.

Son muchas las voces de distintos países que se han alzado contra la identificación facial, sobre todo por su sesgo étnico ya que esta tecnología obtiene fallos con personas especialmente de piel oscura. Pero ya no solo por eso, sino que se está empezando a poner en duda la privacidad del usuario al aceptar el desbloqueo del teléfono, el pago y el acceso a distintas apps a través de “la cara”.

Si que es verdad que es una tecnología muy reciente que tiene mucho por mejorar ya que no obtiene un 100% de efectividad. Se ha ido aplicando este sistema en aeropuertos, policía (identificación de sospechosos), cuerpos de seguridad en eventos deportivos, seguridad ciudadana etc.

Gobiernos de todo el mundo se plantean la posibilidad de incorporar este sistema a pesar de las dudas que presenta desde el punto de vista de la seguridad, ya que son datos personales que puedes ser mal usados y acabar expuestos al alcance de cualquiera. También empresas como Facebook o Google ya han incorporado el reconocimiento del rostro a muchos de sus servicios.

La identificación por voz, la identificación por huella dactilar, la detección facial o de voz no es que no sean métodos seguros, el problema es el mal uso que puede hacer el usuario de ellos.

Por el momento se van a seguir realizando pruebas con tal de mejorar esta tecnología para que acabe siendo lo más efectiva posible con tal de proteger a la ciudadanía aunque por el momento se requiere la supervisión permanente del ojo humano mientras se use en sistemas de identificación relevantes.