Difusión360 | Las grandes empresas quieren nuestros datos médicos
22336
post-template-default,single,single-post,postid-22336,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.4,vc_responsive
difusión de datos

Las grandes empresas quieren nuestros datos médicos

Ya hace tiempo que las grandes empresas tecnológicas internacionales nos piden información personal cada vez que nos registramos en algunas de sus webs o aplicaciones.

La novedad es que ahora, a través de estos datos, pueden llegar a acceder a información e historiales médicos de sus usuarios a través de sus nombres o fechas de nacimiento. Todo gracias a un acuerdo de Google con un grupo médico privado que enseña a hacer recomendaciones a los pacientes a través de sus algoritmos.

Aunque como en todas las ocasiones, siempre enseñan la cara A de la moneda en la que justifican esta difusión de datos por motivos de avance y mejora, en este caso sanitaria, ya son muchos los que se plantean realmente el por qué, la cara B.

Amazon ha creado un equipo centrado en salud y bienestar potenciando las capacidades de su asistente de voz para médicos con el programa “Medical Digital Assist”Silicon Valley también ha impulsado proyectos en el sector sanitario a través de la recogida y el análisis de datos.

Y es que no somos conscientes de que en el siglo XXI, el oro se encuentra en el Big Data. Muchos usuarios se están empezando a cuestionar ese constante apetito de las grandes empresas tecnológicas por la obtención de nuestros datos.

Con nuestra huella, nuestro nombre, dirección, fecha de nacimiento etc. han conseguido segmentar la publicidad que recibimos según nuestros gustos o lo que visitamos, nuestros intereses y nuestras compras.

Con esta nueva aplicación de nuestros datos a la sanidad llega a preocupar el uso que podrá derivar de estos, ya que, dependiendo de nuestra actividad física diaria, nuestras pulsaciones, nuestra edad, nuestro rendimiento… todos estos datos que aportamos a través de nuestro reloj inteligente o aplicaciones de nuestro smartphone, podrán llegar a crear diagnósticos que no sabemos en que manos terminarán.